A 30 años de la Procuraduría Social


Déjame contarte que los que trabajamos en la Procuraduría Social de la Ciudad de México (Prosoc) nos encontramos muy contentos porque hace 30 años, un 25 de enero de 1989, vio la luz por primera vez nuestra querida Procuraduría. Con el único interés de ayudarte a ti, a tus familiares, amigos, vecinos y a todos los habitantes de la capital de nuestro país.

          En un principio la Prosoc sólo podía intervenir para apoyarte en situaciones de problemas por incumplimiento de los servicios públicos que tenían la obligación de darte tanto el antiguo Departamento del Distrito Federal, hoy llamado Gobierno de la Ciudad de México, como las 16 Delegaciones que hay aquí, actualmente llamadas Alcaldías, o de los concesionarios o permisionarios que trabajaran con las autoridades.

          Tomaba tu queja o inconformidad administrativa y buscaba la manera en que el responsable de tu molestia te resolviera de la manera más rápida posible a través de solicitudes o peticiones escritas. O sea, era la defensora de todos los capitalinos frente a malos servicios públicos que te daban a medias, mal hechos o que ni siquiera te llegaban. 

          Pero al pasar de los años la Prosoc ha crecido y las cosas han cambiado bastante para tu beneficio. Hoy por hoy no sólo toma casos de servicios como los que te decía, sino que ahora incluye también a los programas sociales gubernamentales. Y a diferencia del primer año de nacida, en la actualidad la Procuraduría envía recomendaciones o sugerencias a las autoridades a las que éstas no pueden negarse o reclamar.

          Mejor todavía, hoy la Prosoc también admite quejas sobre el incumplimiento de la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para la Ciudad de México. Te ayuda a través de los procedimientos de conciliación o arbitral. Es decir, o te pones de acuerdo con tu vecino condómino en buen plan o la Procuraduría se toma el papel de árbitro y decide por ambas partes. Y si alguno de los dos no respeta lo acordado se pueden aplicar sanciones económicas.  Mandamos brigadas a toda la ciudad para apoyar a los capitalinos en los problemas mencionados, preparamos y certificamos a los Administradores Condominales, desarrollamos programas sociales y mucho, mucho más. Ya 30 años y seguiremos creciendo para ayudarte, ése es nuestro compromiso.