El enemigo en casa

Por: Alejandra Bernal


Es difícil pensar que la persona que dice amamos pueda hacernos tanto daño, imagi­na una situación en la que tu esposo. Novio o pareja comienza a tomar actitudes de me­nosprecio, que te controla con el dinero, que te chantajea o manipula e inclusive llega a lesionarte físicamente.

En México, según la información ob­tenida en el Instituto Nacional de Estadís­tica y Geografía (INEGI), es en la relación de pareja donde ocurre la mayor parte de la violencia contra las mujeres: el 43.9 por­ciento ha sufrido algún tipo de agresión, ya sea por parte del esposo, novio e inclusive de la expareja.

La violencia doméstica es una proble­mática que enfrenta una gran cantidad de mujeres, que sin saberlo del todo la pueden estar padeciendo.

Existen diversos tipos, aquí te decimos cómo puedes identicarla:

Violencia psicológica. Es la que usa- descalificaciones que tienen el fin de hacer sentir mal a una persona, ya sea en su as­pecto físico o por las conductas que realiza: ¡Como que ya subiste de peso! ¿no crees?

Violencia sexual. Cuando se dispone o manipula el cuerpo de la otra persona sin su consentimiento.

Violencia verbal. Se utiliza un lengua­je que daña y hiere la autoestima de quien la padece: ¡Eres una inútil! ¡pareces idiota!

Violencia económica. Todo el con­trol es través del dinero, ejemplo de ello es cuando se limita o se quita lo que gana la otra persona.

Este tipo de conductas si no son identi­ficadas oportunamente pueden ir en aumen­to. Erróneamente se cree que unas cuantas bromas no hacen daño a nadie, pero después el lenguaje se vuelve agresivo y grosero, con manotazos o empujones, hasta que todo se sale de control y se torna más peligroso.



Buscar ayuda profesional puede favo­recer a identificar el problema. En ocasio­nes, el agresor ni siquiera está consciente de que sus acciones están causando daño.

¡La violencia te pone en riesgo!

¡La violencia rompe con tus derechos!

Debemos estar alertas ante cualquier chispa de mal trato que se dé en cualquier forma de relación de pareja.

Para poder identificar el grado de vio­lencia, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) tuvo la maravillosa idea de crear desde hace varios años el Violentómetro, un ma­terial gráfico que ilustra a la perfección los niveles de violencia que se pueden generar.

Si crees estar siendo víctima de violencia puedes acudir a los siguientes lugares:

Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI), comunícate al 5200-9000.

O bien, puedes presentarte en el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México

(INMUJERES), llama al Instituto al 5512-2836. Aunque en caso de emergencia es mejor ir primero al CAVI.