Las fugas y el derroche ponen en riesgo el abasto de agua en la CDMX

Las unidades de Iztapalapa y Xochimilco, las más afectadas


El agua se ha convertido en un tema crucial para la Ciudad de México. Al menos el 50% de la población (8.8 millones) no la recibe de manera regular y tiene que satisfacer sus necesidades diarias con la compra de pipas y garrafones. Una parte de los más afectados vive en unidades habitacionales del sur y del oriente de la capital.

De acuerdo con el padrón de la Procuraduría Social, existen alrededor de 7 mil 500 conjuntos de este tipo con un total de 582 mil 190 viviendas y 2.2 millones de habitantes, lo que representa el 25% de la población total de la ciudad. La problemática del agua en la cuenca del Valle de México se debe a que pasó de ser un sistema auto- suficiente a uno con dependencia

de los ramales externos; más aún, cuando su principal fuente de abastecimiento, el acuífero de la ciudad (que representa el 48%), está sobre- explotado y con dudosa sustentabilidad a mediano y largo plazo, así lo señala el proyecto final de la Ley de Agua y Sustentabilidad Hídrica, aprobada el 24 de noviembre del 2017 por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Otro importante proveedor para la ciudad es el sistema Cutzamala, por esta vía llega el 27 por ciento del líquido, 31.4 metros cúbicos por segundo. El resto de la demanda lo cubre el Valle de Lerma, otros pozos, manantiales y ríos. Una de las principales causas de los problemas de abasto son las fugas. Con la mayoría de las instalaciones hidráulicas construidas hace más de 50 años, en la ciudad se reportan 156 fugas diarias, de las cuales el 88% ocurre en tuberías domiciliarias, el 10% en la red secundaria y 2% en la red primaria, refirió el titular del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), Rafael Bernardo Carmona, en el marco del Día Mundial del Agua. De esta forma, en la zona metropolitana del Valle de México se pierden al- rededor de 22 metros cúbicos de agua por segundo.

La CDMX vive la paradoja de ser una urbe en la que falta el agua y se inunda en temporada de lluvias.

Las UH, las más afectadas, Manuel Labra, Coordinador General de Programas Sociales de la Prosoc, señala que además del bajo suministro en algunas alcaldías por su ubicación geográfica, la situación se complica en los predios con más de 30 años de existencia, ya que son pocos los vecinos que se han preocupado por realizar un mantenimiento preventivo y correctivo en sus instalaciones hidráulicas.

Muestra de ello son las solicitudes que recibe el área a su cargo. “Tenemos al momento 83 peticiones para reparaciones en la infraestructura hidráulica con beneficio a 6 mil 520 viviendas y un monto superior a 19.5 millones de pesos”.

Tal es el caso de los vecinos de la unidad Bertha Von Bloumer en Iztapalapa, quienes además de la escasez de agua, sufren los problemas en la red hidráulica que afectan de manera notable el suministro. “Debido a que el agua llegaba muy sucia, las tuberías se llenaron de lodo y se taparon, por lo mismo tuvimos que adaptar tuberías eleva- das de PVC de una cisterna a otra, para que la poca agua llegara a todos”, comentó Guadalupe, integran- te del comité de administración que supervisa los trabajos de la red.

Cada vez son más las colonias que se abastecen por tandeo desde la toma principal, en horarios establecidos por SACMEX, lo que permite almacenar agua en tinacos y cisternas. La problemática es notoria en Álvaro Obregón, Coyoacán, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco e Iztapalapa, las dos últimas son las alcaldías más afectadas.

“La falta de agua es una constante. Antes sólo se iba en Semana Santa, pero desde hace cinco años no llega y estamos pagando un ser- vicio bimestral de 160 pesos, para no acumular un adeudo. Además, tenemos que cooperar para la pro- pina de los piperos”, refiere Nayeli Montiel, vecina de la U. H. Estado de Anáhuac, en la colonia Granjas Estrella, en Iztapalapa.

Acompañada de dos vecinas, vigila que poco a poco se vaya llenando la cisterna. “Nos aventamos entre 40 minutos y tres horas esperando una pipa y esto es cada tercer día”. El abasto es suficiente para unas cuantas horas, pues se trata de un conjunto de seis plazas, cada una con 10 viviendas y sólo reciben dos pipas a la semana de 20 mil litros cada una.

“Cosecha de agua de lluvia”

Durante la temporada de lluvia pueden caer hasta 7 millones de metros cúbicos de agua, cantidad suficiente para inundar la ciudad casi nueve centímetros en promedio.

Una opción para atacar la escasez es el programa Cosecha agua de lluvia, a través de un sistema de captación de agua que se promueve en las alcaldías de Iztapalapa y Xochimilco. Si bien las actuales reglas de operación sólo contemplan las casas, los vecinos han mostrado interés porque se aplique en las unidades habitacionales. El ingeniero Bertín Lagunas Ramírez, coordinador general del Programa de Sistema de Captación de Agua de Lluvias de la Ciudad de México de la Secretaría de Me- dio Ambiente, comentó que debido a esta demanda sería importante lograr el beneficio del mayor número de personas en los próximos cinco años. Para ello, agregó, es necesario elaborar un proyecto ejecutivo técnico que permita su aplicación a gran escala, debido a que no sólo se trata de la instalación del sistema, sino también de su cuidado para un buen funcionamiento. Lagunas Ramírez indicó que a la fecha se han instalado 4 mil 300 cisternas recolectoras de las 10 mil que se tienen proyectadas para este año.