Cuida a tu familia, evita incendios por fallas eléctricas


Por: Mirna Gómez

En México las fallas eléctricas son la tercera causa más común de incendios. Y en los últimos años se han presentado casos realmente alarmantes



Cuando una vivienda tiene 10 años o más de antigüedad es importante revisar su sistema eléctrico, debido a que los materiales e instalaciones seguramente han sufrido desgaste por el paso del tiempo o han cumplido con su vida útil, además de que hay nuevos materiales que pueden ayudar a tener un mejor funcionamiento, sobre todo con la cantidad de aparatos eléctricos que se utilizan actualmente. Por eso es recomendable revisar periódicamente.

Es necesario encontrar y corregir a tiempo conexiones en mal estado: como los interruptores defectuosos o contactos quemados; evitar los multicontactos o la sobrecarga en un sólo contacto.

Aquí te damos una lista de consejos generales para revisar la instalación eléctrica, sería bueno que lo tomes como un test y si tienes más de 5 puntos malos llames a personal que pueda corregir dichos puntos:

Sólo usa los contactos directos, con el uso de aparatos conectados a un mismo tomacorriente. Evita además el uso de extensiones. Procura no sobrecargar los contactos eléctricos.

Generalmente tienes una cantidad de carga contratada, trata de hacer una lista de los aparatos y revisa tu recibo de luz. Si deseas aumentar la carga instalada, consulta a un ingeniero calificado para que indique cuáles cambios deben hacer al sistema eléctrico.

Haz una prueba de fugas eléctricas en tu instalación de la siguiente manera: desconecta todos los aparatos eléctricos, apaga todas las luces y verifica que el medidor no gire; si el disco sigue girando, significa que tienes algo mal en tu instalación, es señal de que tu recibo va a subir su costo, así que mejor manda a revisar la instalación. 

Procura no ubicar cables eléctricos debajo de las alfombras, cualquier corto puede ser inicio de un incendio.

Se recomienda cambiar los antiguos contactos a los nuevos contactos que tienen tres entradas, el tercer conductor es una conexión a tierra (cables y enchufes con tres patitas), con ello puedes garantizar la vida de los artefactos, al disminuir la posibilidad de recibir descargas eléctricas.

Es bueno tener los contactos polarizados, es decir, que una de las ranuras sea mayor que la otra, para prevenir descargas eléctricas.

Evita aquellos aparatos que, al conectarse, producen chispas o calientan el cable. También los cables muy delgados. Remplaza los cables eléctricos desgastados o dañados y no utilices los cables doblados, pelones o mordidos; pueden hacer corto circuito.

Los electrodomésticos permanentes deben situarse a una distancia prudencial de la pared, no pegarse a los muebles alrededor para evitar que se calienten en exceso. Si detectas olores o humo, desconéctalos y llama a un técnico.

Si disminuye la intensidad de la luz en los focos al conectar un aparato eso indica que la instalación eléctrica no es adecuada o que algún aparato se encuentra en mal estado.

Se debe programar un mantenimiento preventivo: por lo menos cada 10 años, esto puede incluir el cambio de instalación de cables o contactos antes de que cumplan su vida útil y antes de que presenten problemas más graves.

Anteriormente sólo era necesario un contacto por habitación, en la actualidad se requieren más, es mejor aumentar los contactos con un técnico.

Lo más importante radica en tener siempre un mantenimiento preventivo que garantice tu seguridad y la de los tuyos, lo mejor es ponerlo en manos de un experto para evitar peligros y hacer nuestra parte con estas sencillas recomendaciones.

Ahora que ya estás enterado de las opciones, recuerda que nunca es tarde para echarle una manita de gato a tu casa.