A seis meses de haber asumido la conducción de la Procuraduría Social de la Ciudad de México, podemos decir que nuestro equipo ya reencauzó el rumbo de la Institución hacia la atención de los problemas que dejaron las dos administraciones anteriores.